Calderos

Los calderos son mucho más que un simple utensilio de decoración o para halloween, este tipo de recipientes son perfectos para decorar un jardín, un hogar, una noche de Halloween o una comida familiar. Si, he dicho comida familiar. Los calderos son un tipo de objeto que data de hace muchos siglos y que estos comenzaron siendo el principal utensilio de cocina.

Los calderos más vendidos

Ver más calderos

Tipos

Existen muchos tipos de calderos, por lo que es más que normal que no sepas por donde empezar, ni que caldero se asemeja más a lo que buscas o necesitas. Pero tranquilidad. En Calderos.es hemos clasificado y ordenado por tipo y modelo los calderos. ¡Te lo hemos puesto más que fácil!

El nacimiento de los Calderos

Historia de los Calderos

Los calderos tienen un origen latino, la palabra caldero proviene de la palabra latina “caldarium ” el cual significa “caliente”. Nos tenemos que trasladar al siglo XIV para conocerlo como caldero.

Un caldero es un tipo de olla redonda hecha con diferentes materiales; Calderos de cobre, calderos de hierro e incluso los calderos de barro eran los más comunes en la edad medieval.

Estos llevaban sus caracteristicas 3 patas para poderlas apoyar sobre el fuego. Fue parte de los recipientes más comunes en la cocina más ancestral.

Los primeros calderos fueron hechos a principios del siglo XII y estuvieron presente por toda Europa hasta el siglo XVIII. Fue un utensilio tan codiciado como imprescindible.

Sus usos

El caldero se usaba sobre todo para cocinar, por ello estaban presentes en la mayoría de los hogares y cocinas medievales de gran parte de Europa.

Cabe destacar que el uso del caldero en la cocina, para la mayoría de los hogares era el único recipiente de cocina disponible. Afortunadamente para ellos, era un utensilio muy barato, pero de una incalculable importancia en la vida de las personas.

Evidentemente este utensilio medieval no solo era usado para cocinar. Las brujas europeas lo tenían como una herramienta imprescindible.

Usos de los calderos por brujas y brujería

En la propia tradición de estas hechiceras de origen europeo, los calderos eran usados para crear sus pociones y también se dice que se usaban para revivir a los muertos en el altar de las brujas, dentro del círculo mágico.

Evidentemente si nos vamos a la mitología podemos encontrar muchas más referencias, al igual que en el cine y los libros donde en grandes sagas podemos apreciar el uso de los calderos.

A todos nos viene a la cabeza las cosas de Harry Potter, ¿Verdad? Donde los alumnos debían de llevar un caldero para las clases de pociones.

Es por esa relación con la brujeria que el caldero es considerado como un símbolo femenino. El uso de los calderos en la magia era tan común como el uso del caldero para preparar comidas. Estos son los principales usos del caldero en la brujería medieval:

  • Fertilidad y abundancia: Para los antiguos celtas el caldero estaba asociado con estos dos elementos.
  • Sacrificios: Las victimas eran asesinadas cortandoles la garganta y la sangre era echada en los calderos o bien eran ahogados en los mismos.
  • Renacimiento: Mediante magia muy oscura se dice que las brujas eran capaces de hacer renacer en ellos a quienes se propusiesen.
  • Preparación de pociones y venenos: Su uso más conocido y es que en ellos se preparaban pociones y venenos llenos de mucho poder.

Según estos cuentos medievales, las brujas podían causar tormentas y catástrofes naturales con sus calderos. Uno de los calderos más poderosos perteneció a una famosa bruja llamada Alice Kyteler, bruja que fue acusada en el Siglo XIV. Supuestamente Lady utilizó el cráneo de un delincuente para realizar sus pociones.

El caldero de la regeneración

Historia del caldero de ceridwen

Nos tenemos que trasladar a la antigua cultura Celta, en ella es donde encontramos más usos de este utensilio y a su vez donde más brujería había y al adentrarnos en las profundidades celtas nos encontramos con la Diosa celta Cerridwen la cual era la encargada de agitar y regenerar un caldero mágico.

Para los celtas, se usaba la sacerdotista de la diosa Luna para el sacrificio de sus víctimas y lo hacía cortándoles la cabeza sobre un caldero de plata.

La sangre derramada se hervía para así poder crear una bebida mágica llena de inspiración. Después el Dios Cernunnos fue aniquilado y hervido en el caldero para volver a nacer.

Como se puede apreciar, el caldero para los celtas era mucho más que un utensilio de cocina, también era un importante instrumento de brujería y de sacrificios. Esto fue llevado hasta el propio arte medieval, donde a través de las fábulas y los cuentos populares, el caldero tuvo siempre mucho protagonismo.

Calderos antiguos llenos de historia

Todos estos datos son pre-cristianos, después con la expansión e invasión cristiana, estos tomaron los calderos para su uso. Esto se sabe ya que el caldero está vinculado al propio cáliz del Santo Grial.

Estos peculiares recipientes son mucho más que un objeto decorativo. Un caldero está lleno de historia, lleno de belleza y que le puedes dar múltiples usos y además hacerlo con el saber de que estás usando un objeto de origen medieval.

Sin duda alguna es un tipo de objeto más que interesante, donde muy pocos conocen su historia, su poder, sus mitos, sus usos y también sus numerosas leyendas.

Una herramienta imprescindible en la brujería europea medieval, en la cultura celta y además fue imprescindible en la mayoría de hogares medievales durante varios siglos.